Entrevista a Glòria Pérez-Salmerón, Presidenta electa de la IFLA y Presidenta de FESABID

Hoy publicamos en la web de la Asociación ABDM, la entrevista que nos ha concedido tan amablemente, Glòria Pérez-Salmerón, Presidenta electa de la IFLA y Presidenta de FESABID, además ha sido miembro del Comité Ejecutivo y vicepresidenta de EBLIDA hasta mayo de 2015.

Quiero agradecerle, el tiempo que nos ha dedicado. Con sus palabras nos da más aliento para seguir trabajando por y para nuestra profesión. Gracias. Disfrutad de la entrevista.

-De su paso como directora de la Biblioteca Nacional de España, además de la incorporación a la Biblioteca Digital Mundial y de potenciar la digitalización de los fondos, ¿Qué otros proyectos llevó a cabo?

Fueron unos años muy intensos especialmente por la preparación y la celebración del Tricentenario de la BNE con un calendario muy apretado de exposiciones, conferencias, seminarios, Congreso de Hispanistas, actividades musicales y teatrales entre otros actos pero aun así, me siento muy orgullosa de haber podido promover y aprobar la nueva ley de Depósito Legal en España que por primera vez recoge los recursos electrónicos y nos autoriza a recopilar el archivo de internet. Además de la posterior firma con el ente Red.es para construir el gran repositorio nacional del BigData de la BNE y del lanzamiento de la Biblioteca Digital del Patrimonio Iberoamericano.

Mi homenaje y recuerdo especial a Montse Oliván que recientemente nos ha dejado y fue la Jefa de Servicio de Depósito Legal de la BNE, ayuda inestimable en todo el proceso.

 

-¿Qué opina sobre “el bibliotecario incrustado”?¿Es una buena definición del profesional actual?

El termino ‘incrustado’ me suena raro dicho así en castellano, pero desde luego el bibliotecario – embedded librarian -reconocido como un técnico experto no solo en la organización de la información y la documentación, sino imbricado en las TIC y a la mejora de procesos y proyectos de los sistemas de gestión bibliotecarios y documentales así como en la gestión de sus unidades de información no es un perfil nuevo, es el presente en muchos centros y desde mi punto de vista es el perfil profesional bibliotecario que se hará más fuerte en el futuro próximo.

– Ha sido elegida como presidenta electa de la IFLA, ¿Cree que los bibliotecarios españoles tienen que actualizar sus conocimientos y adaptarlos a las nuevas tecnologías como la catalogación con RDA, la web semántica o el Linked Data?. ¿Cree que los planes de estudio en Biblioteconomía y Documentación se han quedado obsoletos y deben actualizarse?

Los bibliotecarios españoles como el resto de los bibliotecarios del mundo deben actualizarse permanentemente. Nuestra profesión de expertos gestores en la información no nos permite perder el ritmo. Y el ritmo de las novedades catalográficas vinculadas desde las últimas décadas a las innovaciones tecnológicas lo deberíamos marcar nosotros, es más, ser los compositores, me refiero a ser autores o coautores de los cambios en la materia.

Los centros de estudios de Biblioteconomía y Documentación deberían ser los laboratorios de innovación capaces de elevar nuevas propuestas para adelantarnos a las demandas del mercado. La verdad es que sigo pensando que aún hay escasa visión en la interactuación entre el mundo académico y las necesidades de los profesionales una vez está ya en el mercado laboral.

-En la web de EBLIDA existe un video sobre un ejemplo de cómo “las bibliotecas cambian las vidas”, ¿en qué medida el ALFIN, los CRAI, los repositorios digitales, etc. ayudarán a los usuarios a cambiar sus vidas?

En gran medida sí, si lo sabemos vender bien. Somos los expertos y debemos convencer a la sociedad y a los gobiernos con nuestras acciones que lo somos. Me explico, los bibliotecarios tenemos un reto y una misión que cumplir hasta el 2030 (Agenda 2030), la alfabetización universal. ¿Vamos a por ella? Nosotros somos los motores para el cambio, estoy convencida de ello y en este aspecto inspira mi mandato para la Presidencia de IFLA.

-¿Cree que en la sociedad actual en la que se intercambian millones de datos que necesitan de una gestión adecuada, el profesional de la información está suficientemente valorado?

Justamente el profesional de la información debería estar mucho mejor valorado en la sociedad de la información y la comunicación en la que vivimos, pero nosotros mismos somos los responsables, culpables de que en la mayoría de los países no nos vean así.

Es un tema de posicionamiento profesional. A nadie se le ocurriría tratar materias de salud pública sin médicos o profesionales sanitarios expertos y sin embargo parece que con la información todo el mundo se atreve y nosotros hemos permitido que esto pase, nos quedamos en la retaguardia en vez de abanderar nuestro propio posicionamiento.

Debemos luchar para cambiar esa percepción. En FESABID se ha creado un Grupo de Trabajo para ser motor de ese cambio que necesitamos, animaros a participar en él, es totalmente inclusivo.

-¿Qué diría a los profesionales de la información y la documentación de la Comunidad de Madrid para que se unieran a la Asociación?

Les animo a que se sientan parte de una comunidad profesional porque trabajando juntos se consigue mucho más. El profesional aislado es vulnerable a las amenazas del entorno, el conjunto reafirma la idea!

gloria Perez Salmeron

Glòria Pérez-Salmerón