¿Por qué no nos gusta el libro electrónico?

Mucho se está escribiendo en los últimos años sobre si el libro electrónico va a sustituir al papel. También sobre cuál es mejor y cuál es peor. Hay cientos de artículos al respecto a una búsqueda de Google. Hay opiniones de todo tipo desde gente que ama el papel y nunca leerá un libro electrónico – aunque seguro que lee su periódico en la pantalla del ordenador –, aquel que desde que ha descubierto el digital no quiere un libro de papel. Parece que el debate se ha convertido en una cosa u otra. Lo que está claro es que el libro electrónico ha venido para quedarse y que éste no va a eliminar al papel por mucho que se empeñen en decirlo.

Hablar de ventajas e inconvenientes es hablar de las sensaciones que comporta la lectura. Por regla general la gente que ama al libro como objeto físico siempre defiende: “esa sensación de pasar páginas, el tacto del papel, el brillo de la letra impresa en el papel, el olor del libro, entre otras”.

Hemos aprendido a escribir en papel, a leer en papel, nuestra forma de acceder conocimiento está asociada al papel. Por tanto nos cuesta separarnos de éste. Defendemos la letra impresa como parte de nuestro ser. El libro forma parte de nuestro imaginario colectivo. Gracias al libro accedemos al conocimiento, al saber; también con él reímos, soñamos, amamos, lloramos, pues con la lectura fijamos intelectualmente las emociones. Consideramos al libro electrónico como un intruso en nuestras vidas, que nos va a cambiar la forma en la que hemos tejido nuestra estructura intelectual.

AsociaciónADBM

El libro y lo referido a la lectura son socialmente bien considerados. Desde pequeños estamos rodeados de libros, siempre entre nuestros regalos desde bebés hubo y habrá un libro. Recordamos con pavor los episodios de la Historia Universal en la que se han quemado libros, todavía nos siguen estremeciendo esas imágenes, hayan pasado 500 o 50 años. No nos pasaría lo mismo si viéramos una trituradora machacar nuestra tableta, quizás porque solo es un objeto que se queda obsoleto, es como el móvil que se estropea y hay que cambiar otro. La tableta, el móvil, el eReader no nos ha permitido desarrollar emociones todavía.

Amamos al libro, al libro físico, porque forma parte de nuestra estructura mental innata, como lo son ciertas emociones, sentimientos, comportamientos. Son casi 2000 mil años con un formato, y 500 de letra impresa. ¿Cómo no va a estar dentro de nosotros?

De este modo, cuando ha aparecido una forma de leer diferente, cuando el libro físico ha cambiado, al no existir papel, no hay tacto y no hay olfato, no existen las sensaciones tan necesarias para el ritual de lectura. Nos resulta muy frío el tacto de un botón o la pantalla del dispositivo para avanzar en una página. Sentimos como si nos hubieran robado algo. Por eso no nos gusta el libro electrónico.

Bibliografía.

  • Cordón García, José Antonio; Gómez Díaz, Raquel; Alonso Arévalo, Julio. Gutenberg 2.0 : La revolución de los libros electrónicos. Gijón : Trea, 2011
  • Cordón García, José Antonio. La revolución del libro digital. Barcelona : UOC, 2011
 

One thought on “¿Por qué no nos gusta el libro electrónico?”