El papel de las mujeres en la Biblioteconomía y la Documentación

Los estereotipos bibliotecarios han persistido por generaciones. Una de las profesiones que se atribuyen a la mujer en el imaginario colectivo es la de bibliotecario/a. Normalmente es una imagen que se percibe de forma negativa y distorsionada. Puede ser que se conciba a la bibliotecaria recatada, fea y con gafas, o bien recae en la imagen un exceso, y la bibliotecaria se vuelve excesiva y libidinosa. Pero la realidad es que, el papel de la mujer en la Biblioteconomía y la Documentación ha sido clave y hay que seguir reconstruyendo la habitual imagen que se nos atañe en la disciplina. El monográfico Las mujeres en la Biblioteconomía y la Documentación, de la Universidad de Salamanca, editado este mismo mes de Enero, hace un recorrido por esta situación.

Algunos intentos son el tesauro elaborado por  el Instituto Nacional de las Mujeres (México) con el objetivo de entregar a las bibliotecas y a los centros de documentación del país, dedicados a la temática de género y mujeres, una herramienta completa y actualizada para la clasificación de sus materiales. Del mismo modo permite catalogar y acceder a la bibliografía sobre el género y sobre las mujeres. Pretende poner de relieve la equidad de género entre hombres y mujeres en el marco de una sociedad democrática y plural constituyendo una iniciativa pionera en América Latina.

En el mundo de la ciencia tampoco lo hemos tenido fácil, aunque muchos de los obstáculos con los que se encontraron las pioneras en ciencia y tecnología están hoy superados, y muchas mujeres han podido adentrarse en entornos dominados por los hombres pese a que aún queda un largo camino por recorrer. La igualdad efectiva de las mujeres en la vida social, y también en el sistema de ciencia y tecnología, es una cuestión de importancia para nuestro país y para nuestra economía. Si realmente queremos avanzar, no podemos seguir desaprovechando el 50% del talento disponible.

Como dato señalar que los términos “armas” y “mujer” se combinan en, aproximadamente, 50 refranes españoles. Esto nos  da una muestra de la sociedad caballeresca en la que la consideración que se tenía de la mujer distaba mucho de la actual.

También existen investigaciones como las llevadas a cabo en el proyecto de la Universidad de A Coruña “Sexismo y androcentrismo en la prensa periódica española”, donde se investiga el papel de la mujer y las diferencias de género para difundir y evaluar alternativas desde los posibles planteamientos históricos, artístico–literarios, económicos, jurídicos, antropológicos, de la salud, o de cualquier otra vertiente del saber dentro de la prensa española desde el año 2002 hasta la actualidad. El fin de esta investigación es analizar el contenido del discurso de los medios de comunicación y su uso del lenguaje como forma de desigualdad. En Madrid, la Biblioteca de Mujeres lanzó en 2014 el Tesauro de Mujeres que indiza y representa el contenido de los recursos informativos relacionados con el género y las mujeres.

Se han llevado muchas actividades para que organizaciones y gobiernos tomaran nota sobre los problemas de la mujer en general. Una de ellas fue la Década para la Mujer de las Naciones Unidas 1975-1985, un periodo creado para generar conciencia en todo el mundo sobre los asuntos centrados en mujer.

Afortunadamente, negativas como aquella entrada que teníamos prohibida a la Biblioteca Nacional hasta el año 1837, se van eliminando y vamos conquistando un lugar que nunca deberíamos haber perdido.