Todas las entradas de: Cristina Riveiro

Bibliotecas móviles

bibliotecasmoviles

¡Que el mundo entero disfrute del placer de la lectura!

Las bibliotecas móviles atienden a la población urbana de barrios periféricos y a los núcleos rurales que están dispersos por nuestra geografía. En España, tenemos el bendito bibliobús, ese autobús que viaja repleto de libros esperando salir en préstamo. Benditos bibliotecarios y bibliotecarias que visitan con asiduidad las localidades y se molestan en establecer lazos con sus usuarios para poder orientarles en sus lecturas.

La biblioteca móvil es un garante de diversidad cultural, no solo visita espacios sino que se adapta a los hábitos de los ciudadanos, constituyéndose por sí misma como un espacio público de calidad en emplazamientos en donde no existía esa alternativa. Se gestan y se desarrollan relaciones sociales en torno a las prestaciones que facilita, así como favorece la integración de grupos sociales, la eliminación de barreras físicas y psicológicas y la aplicación de las nuevas tecnologías.

Las bibliotecas móviles tienen la capacidad de adaptarse en todo momento a las necesidades de una sociedad siempre cambiante. En este sentido, tienen mucho protagonismo las redes sociales, que nos sirven para abrir el abanico de posibilidades en la presencia de las bibliotecas móviles en el día a día de los ciudadanos acercándolas a ellos y mejorando la comunicación y la participación entre ambos.

El primer bibliobús madrileño que se conoce comenzó a funcionar en 1953 alrededor de los suburbios. Más tarde, en 1956, otro bibliobús reforzó este servicio y más tarde aún, en 1963, se añade un tercer refuerzo a los dos anteriores. Los años y los recursos fueron en aumento hasta que en 2008 ya podíamos hablar de toda una flota de lo más funcional, que en 2011 contaba en algunos de sus bibliobuses con tecnología RFID (Radio Frequency Identification) para su sistema de autopréstamo. Utilizando de forma coherente todo lo que las nuevas tecnologías nos ofrecen tendremos un gran aliado para llevar cultura a los municipios y barrios.

La Comunidad de Madrid acerca esa cultura a los municipios de la región gracias a 13 bibliobuses que recorren 118 municipios y 17 distritos de la capital. En cada uno de los autobuses puede haber  unos 3000 ejemplares entre material audiovisual, multimedia y libros.

Los bibliobuses son verdaderas bibliotecas móviles de préstamo que incluyen materiales para todas las edades y materias. Existe también un fondo adicional con unos 200000 volúmenes que pueden solicitarse y posteriormente recogerse en la siguiente visita del bibliobús. Además, el personal de los bibliobuses organiza exposiciones, clubes y guías de lectura, etc.

En los bibliobuses ocurren algunas anécdotas divertidas o capaces de emocionar, curiosidades como una oveja que se subió a uno de ellos o que se confunda el autobús con el de las mamografías o con el de donantes de sangre. Incluso a veces se olvidan cosas en los libros devueltos que son pequeños tesoros, fantasías entre hojas que nos informan de una parte del recorrido de la existencia de una persona. Y es realmente bonito poder crear historias de ficción a través de esos pequeños trocitos de realidad.

Algunas bibliotecas ambulantes son muy pero que muy originales. Tenemos desde bibliotecas sobre ruedas, furgonetas que se hacen bibliotecas para poder llevar la cultura a las zonas más remotas y democratizar el acceso al conocimiento. Tenemos aerobibliotecas para lugares muy alejados y de difícil acceso: cambiamos ruedas por alas y ¡nos encontramos con avionetas bibliotecas!. También existen particulares bibliotecas móviles a modo de biblioburro, carretas literarias cargadas de libros, bibliotecas flotantes como la bibliolancha para surcar ríos y mares. Ni qué decir tiene cómo nos agradan otras bibliotecas ambulantes como las de verano. Podemos disfrutar de bibliotetrrazas, biblioplazas, biblioparques, bibliopiscinas…originales servicios de préstamo al aire libre. Las biblioplayas, por ejemplo, son  campañas puestas en marcha por algunos ayuntamientos para fomentar la lectura en los períodos vacacionales.

El caso es que ya sean bibliotecas sobre ruedas o bibliotecas de tracción animal, si los usuarios no van a la biblioteca, la biblioteca irá a los usuarios.

 

BIG DATA theory

big data

Cuanto más se mueve el mundo, más son las fuentes de datos y más posibilidades hay de elaborar estudios, realizar análisis y tomar decisiones útiles. Manejar e interpretar datos de manera correcta nos permite generar inteligencia. Estamos en la era del volumen y la variedad de cantidades ingentes de datos en instituciones y empresas. La volumetría de datos es asombrosa, la humanidad genera cada día más información. Y en ese huracán hablamos de la forma de hacer útiles esos datos.

Dentro de esta gestión hay que prestar atención a las fuentes de donde se capturan los datos, a su almacenamiento y a un correcto análisis que nos permita generar conocimiento práctico y que nos permita visualizar e interpretar la información de forma comprensible para poder tomar la decisión correcta. Ahora bien, queridas y queridos Sheldon, qúe debemos hacer y cómo lo vamos a hacer.

Esa enorme evolución de base de datos se llama Big Data, será el encargado de gestionar y manipular grandes conjuntos de datos que, procesados adecuadamente, se transformarán en conocimiento. Como buenos geeks, la tecnología nos permitirá conocer los hábitos de nuestros usuarios y realizar un benchmarking para optimizar nuestros servicios.

La explosión de sitios web dinámicos e interactivos en el año 2000 vino motivada en parte, por la arquitectura LAMP, formada por Linux, Apache HTTP server, MySQL y PHP. Estos componentes gratuitos y de código abierto son potentes herramientas que forman una plataforma de desarrollo Web que es aún más potente. Sus licencias abiertas y con escasas restricciones y la disponibilidad de su código fuente permitió a los desarrolladores una enorme flexibilidad. Por tanto, es fundamental que productos y suministradores continúen trabajando en la arquitectura de la información en todas las direcciones.

Hoy en día las aplicaciones de analítica web nos permiten conocer qué productos demandan los usuarios, qué canales de publicidad han sido más eficaces para llegar a ellos o qué fallos existen en la usabilidad de la información. Entender todo eso bien es lo que conduce al éxito o al fracaso y para ello hemos de dotarnos de las mejores herramientas para gestionar y analizar la gran variedad de datos con los que se mueve un producto o un proyecto. Debemos estar atentos a la analítica web y a la cibermetría para tener clara la relación con nuestros competidores y las novedades relativas a nuestros productos en innovación y valor tecnológico así como en las conductas de búsqueda y comportamiento de los distintos usuarios. Solo así llegaremos a la verdadera inteligencia competitiva (big data, business intelligence, data mining). Hace falta, pues, un profesional de la información que represente una figura intermedia entre los usuarios y las respuestas que arrojan los datos.

Big Data es una actitud que hará que los profesionales de la información y la documentación nos enfrentemos a nuevos retos y desafíos con las ciencias y los gestores de datos. Ejemplos actuales del uso de herramientas de Big Data lo tenemos en Amazon a través del Cloud Computing donde lo usuarios pueden acceder a la computación y a los servicios instaurados en la nube y que, desde los servidores en los que se instalan, atienden sus peticiones en cualquier momento.

Big Data es preservación digital, se elimina el ruido y se focaliza en la excelencia y en la efectividad para conseguir la mayor calidad de los datos tratados, que favorezcan su reutilización y se incremente su valor para un uso adecuado.

En 2020 se espera que Google no sea solo el buscador de buscadores sino que se constituya como el proveedor de información para cada usuario según lo que esté haciendo en cada momento.

Así que agudizad vuestros vulcanianos sentidos¡BAZINGA!

Adiós a la Ley de Servicios y Colegios Profesionales

Ley de Servicios y Colegios Profesionales

María Dolores de Cospedal ya ha anunciado públicamente la retirada por parte del Gobierno del Anteproyecto de Ley de Servicios y Colegios profesionales. Esta controvertida norma ya reflejaba serias dudas desde su borrador en el año 2012 luciendo visos de inseguridad tanto para los profesionales como para el conjunto de la sociedad.

Diferentes gremios así como la Unión Profesional (de la que forman parte 35 Consejos generales de Colegios en representación de 1,3 millones de profesionales) mostraron su desacuerdo con unos borradores que mostraban límites a la libre elección del lugar donde darse de alta o al tope de 240 euros para cuotas anuales.

La nueva normativa, entre otras cosas, también reducía de manera drástica las profesiones para las que se prevé la colegiación obligatoria. Así pues, el control y la ordenación dentro del mundo profesional se encontraría ante una regresión que afecta directamente al alcance de un correcto código deontológico. Por otro lado, otro eje de controversia fue la intención del Gobierno de ejercer un control mayor sobre los presupuestos de los Colegios.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy retrocedió en su decisión pero dejando claro que  están convencidos de la utilidad de los organismos de representación profesional aunque, insistió también, en que estos deben revisar sus fines para que no solo se defiendan los intereses de sus afiliadas y afiliados sino que puedan hacerse extensibles a toda la sociedad. Los Colegios juegan un importante papel en la economía española, representan el 9% del PIB, el 6% del empleo directo y el 45% del empleo universitario.

Pero ¿cuál es el papel de las instituciones europeas respecto a esto? Pues, según el Ejecutivo actual, el anteproyecto comenzó a redactarse por una gran presión de las mismas mientras el presidente de la UP, Carlos Carnicer, sostiene que “la adaptación del sistema español en este ámbito a la legislación europea ya se cumple con las leyes ómnibus y paraguas, aprobadas hace poco más de seis años y que merecieron el reconocimiento de los Colegios Profesionales”. Asimismo, afirma que ha de haber un respeto absoluto al artículo 36 de la Constitución puesto “que los colegios profesionales son organismos que merecen ser reconocidos como una pieza clave en la defensa de los derechos fundamentales y las libertades públicas”. Según el Ministro de Economía, Luis de Guindos, la Unión Europea podría entrar en materia en estas cuestiones en el 2016.

De cualquier modo, este tema es lo suficientemente importante como para sentarse con calma y abordarlo de una forma serena y colaborativa entre la Administración y los Colegios Profesionales.

Así sea.