Archivo de la categoría: Artículos

El trabajo del departamento de documentación en un bufete de abogados

Reblogueado desde El Documentalista Audiovisual:

Trabajar en una biblioteca o centro de documentación de un bufete de abogados es trabajar con información muy actualizada que puede cambiar con mucha rapidez si hay algún tipo de modificación en la legislación vigente. 

El día comienza revisando la prensa de los principales medios (El Mundo, El País, Expansión, Cinco Días, Financial Times…) para localizar todas aquellas noticias que por algún motivo pueden resultar de interés para el trabajo diario de los abogados. 

    Leer más… 347 palabras más

Hemos visto que este post publicado en el blog El Documentalista Audiovisual, nos acerca un poco al trabajo diario que hacen nuestros colegas de bibliotecas y centros de documentación de los bufetes de abogados Queremos hacer mención a él y destacarloen nuestro sitio.

 

Artículo: Orgullosos de nuestras bibliotecas

Nos ha parecido muy interesante esta opinión acerca del valor que tienen las bibliotecas para los habitantes de un barrio de un municipio cualquiera, no solo en términos cuantitativos (coste económico), sino en términos cualitativos (necesidades sociales), que ha vertido Daniel Gil en su blog BAUEN. Nosotros hemos querido resñadarla en el nuestro blog para destacarla y darle un poco más de difusión. Esperamos que también os resulte interesante.

Orgullosos de nuestras bibliotecas

Por Daniel Gil.

En medio del panorama desolador que nos rodea, un ambiente de regresión e involución social y cultural, vale la pena leer artículos clarificadores, directos, sobre aquello que es realmente prioritario e indispensable. El bien común. Es el caso de un artículo de Josep Maria Montaner publicado en El País, en que contrapone la arquitectura de vitrina, vistosa y exhuberante, y sobretodo, carísima y de escasa utilidad.

Que una parte del volumen de un edificio público flote en el aire, sin apoyos, puede ser estéticamente atractivo, pero funcional y constructivamente es discutible y tiene su coste económico.

Un coste económico desproporcionada, y por desgracia, muchas veces sin un retorno social que haya justificado esa inversión. No obstante eso, para Montaner hay una tipología de edificio público del cual hay que estar orgullosos: la biblioteca.

Cuando, en realidad, tenemos muchas obras para estar orgullosos de políticos y arquitectos: la red de 38 bibliotecas en Barcelona y más de 200 en la provincia, un auténtico éxito popular para fomentar la lectura y la cultura; los 40 interiores de manzana ajardinados y públicos, que fue rehaciendo el desaparecido Pro-Eixample; la política de centros cívicos y mercados municipales remodelados; los magníficos espacios públicos realizados por toda Cataluña; hasta llegar nuestra destacada tradición de pensamiento urbano. Una biblioteca cuesta unos cuatro millones de euros, similar a lo que cuesta construir de 40 a 60 viviendas en un edificio colectivo o rehabilitar entre 80 y 120. Calculen ahora cuántas viviendas, bibliotecas o equipamientos de proximidad se pueden hacer o rehabilitar con el dinero despilfarrado en los dos edificios citados. Por lo tanto, cuando nos manifestemos a favor de la arquitectura, dejemos claro cuál es la que defendemos y cuál la que criticamos; no vayamos a confundirnos y a confundir.

Seguramente las bibliotecas sean el edificio público y social más rendible en términos de coste/inversión. Por sólo unos 4 millones de euros, se consigue un retorno en términos de uso enorme. Son edificios llenos de vida y de personas, dónde se hacen cosas, se desarrollan actividades y se fomenta (y se mantiene) la cultura y el conocimiento. Son indispensables, y su éxito ciudadano es la principal prueba. Para cualquier ayuntamiento tener una biblioteca (o una red de bibliotecas), debería de representar un motivo de prestigio y de orgullo. Vitalizan y generan flujos comunicativos nuevos que hacen ciudad. Exactamente lo contrario a aquello que generan los barrios desiertos de promociones inmobiliarias sin compradores. No hubieran hecho falta tantísimos pisos nuevos, y seguro que con más bibliotecas (y edificios públicos de proximidad) las cosas quizás nos irían mejor. Pero claro, aquí ya entraríamos en intereses económicos; y aquí la biblioteca si que no interesa.

Publicado en: Blog BAUEN: Opinió.


 

Digitalización Útil: primer paso para un Gobierno Abierto efectivo

El día 12 de julio, nuestro colega de profesión Raul G. Beneyto (@Raul_Beneyto) , escribía un interesante post que quiséramos destacar. Aunque hay algunas apreciaciones con las que no estamos totalmente de acuerdo (visión de los archivos como elementos estáticos más que dinámicos), en esencia es una buena reflexión que merece la pena leer.