La profesión en la Comunidad de Madrid

1.- La profesión en la Comunidad de Madrid

La singladura en la Comunidad de Madrid se inició por un grupo de profesionales que se reunieron en el año 2007 bajo el “lema” -Plataforma para la creación del Colegio Oficial de Archiveros, Bibliotecarios y Documentalistas de Madrid- a partir de ahí se fue conformando una iniciativa siempre “a título individual” que culminó en el año 2011 con la presentación de la solicitud para la creación del colegio profesional ante el Área de Colegios de la Comunidad de Madrid y con la toma de contacto con los diversos grupos políticos que conformaban el arco asambleario de la Comunidad de Madrid, como con las asociaciones profesionales y con cargos de las administraciones públicas. Actualmente, esa solicitud se encuentra en “stand by” por diversas razones, tanto formales como de fondo. Tras esa situación, se convino por parte de una serie de profesionales el tratar de salvar y mejorar determinadas circunstancias de hecho y de derecho, recogiendo el testigo mediante la creación en el año 2012 de la Asociación Profesional de Archiveros, Bibliotecarios y Documentalistas de Madrid.

Nuestro propósito con la creación de la Asociación A.B.D.Madrid no es otro que dotar a los profesionales de la Comunidad de Madrid, como ya se hiciera en las Comunidades Catalana y Valenciana, de una entidad legalizada con potestad de representación, ya que la solicitud para creación del colegio que se presentó se hizo sólo a título individual de unos pocos firmantes, ya que no disponían de facultades de representación y de acreditar las titulaciones del resto de simpatizantes, por lo que a la postre si bien existía un apoyo importante de forma “virtual” a la postre se carecía de la capacidad legal para representarles y de apoyo a la iniciativa.

La creación de esta Asociación puede suponer la mejora de muchas de las situaciones con las que los profesionales nos hemos ido encontrando en estos últimos años, siendo conscientes de que no es una panacea, pero con el convencimiento de que el desarrollo del ámbito de las Ciencias de la Documentación pasa por la creación de Instituciones dedicadas a defenderlas y a darlas a conocer a la sociedad y al mundo de la empresa.

Se señala expresamente en la Ley 19/1997, de 11 de julio, de  Colegios Profesionales de la Comunidad de Madrid que “Los  Colegios Profesionales son corporaciones sectoriales que atienden a la defensa y promoción de los legítimos intereses particulares de sus miembros. Sin embargo, los mismos vienen desarrollando históricamente funciones de indiscutible interés público que la presente Ley pretende reforzar a fin de que los Colegios Profesionales constituyan un instrumento eficaz para la satisfacción de los fines de interés general relacionados con el ejercicio de las profesiones colegiadas entre los que destacan, singularmente, la formación y perfeccionamiento de los colegiados, así como la mejora de la calidad de las prestaciones profesionales de los mismos. Esta dimensión pública de los entes colegiales llevó al legislador a configurar los Colegios Profesionales como personas jurídico-públicas o corporaciones de derecho público. Esta configuración determina cuál ha de ser la Ley a que se refiere el artículo 36 de la Constitución, que establezca el régimen jurídico aplicable a los mismos.”

Por tanto, establecer la adecuada estructura colegial a favor de estos profesionales ha de considerase como una necesidad tanto para el desarrollo profesional, laboral y facultativo de los mismos como para la protección y crecimiento armonizado de los consumidores y usuarios, de las empresas y de las demás instituciones privadas o públicas.

_________________

< Razones para la solicitud de un Colegio Profesional

Aspectos a mejorar a través de un Colegio Profesional >

 

Asociación sin ánimo de lucro cuyo objetivo es la creación de un colegio profesional de archiveros, bibliotecarios y documentalistas para la Comunidad de Madrid.

A %d blogueros les gusta esto: