Adiós a la Ley de Servicios y Colegios Profesionales

Ley de Servicios y Colegios Profesionales

María Dolores de Cospedal ya ha anunciado públicamente la retirada por parte del Gobierno del Anteproyecto de Ley de Servicios y Colegios profesionales. Esta controvertida norma ya reflejaba serias dudas desde su borrador en el año 2012 luciendo visos de inseguridad tanto para los profesionales como para el conjunto de la sociedad.

Diferentes gremios así como la Unión Profesional (de la que forman parte 35 Consejos generales de Colegios en representación de 1,3 millones de profesionales) mostraron su desacuerdo con unos borradores que mostraban límites a la libre elección del lugar donde darse de alta o al tope de 240 euros para cuotas anuales.

La nueva normativa, entre otras cosas, también reducía de manera drástica las profesiones para las que se prevé la colegiación obligatoria. Así pues, el control y la ordenación dentro del mundo profesional se encontraría ante una regresión que afecta directamente al alcance de un correcto código deontológico. Por otro lado, otro eje de controversia fue la intención del Gobierno de ejercer un control mayor sobre los presupuestos de los Colegios.

El Ejecutivo de Mariano Rajoy retrocedió en su decisión pero dejando claro que  están convencidos de la utilidad de los organismos de representación profesional aunque, insistió también, en que estos deben revisar sus fines para que no solo se defiendan los intereses de sus afiliadas y afiliados sino que puedan hacerse extensibles a toda la sociedad. Los Colegios juegan un importante papel en la economía española, representan el 9% del PIB, el 6% del empleo directo y el 45% del empleo universitario.

Pero ¿cuál es el papel de las instituciones europeas respecto a esto? Pues, según el Ejecutivo actual, el anteproyecto comenzó a redactarse por una gran presión de las mismas mientras el presidente de la UP, Carlos Carnicer, sostiene que “la adaptación del sistema español en este ámbito a la legislación europea ya se cumple con las leyes ómnibus y paraguas, aprobadas hace poco más de seis años y que merecieron el reconocimiento de los Colegios Profesionales”. Asimismo, afirma que ha de haber un respeto absoluto al artículo 36 de la Constitución puesto “que los colegios profesionales son organismos que merecen ser reconocidos como una pieza clave en la defensa de los derechos fundamentales y las libertades públicas”. Según el Ministro de Economía, Luis de Guindos, la Unión Europea podría entrar en materia en estas cuestiones en el 2016.

De cualquier modo, este tema es lo suficientemente importante como para sentarse con calma y abordarlo de una forma serena y colaborativa entre la Administración y los Colegios Profesionales.

Así sea.

 
A %d blogueros les gusta esto: