Artículo: Las profesiones apoyan el emprendimiento y atajan la sobrecualificación

Uno de los temas más comunes y preocupantes respecto al desempleo es el desajuste entre la formación del empleado y el nivel requerido para su puesto; lo que se da en llamar sobrecualificación (mayor formación que la requerida para el empleo) o infracualificación (menor formación que la necesaria para el desempeño laboral). Este asunto, que empieza a ser común, fue detectado y analizado por el economista Richard Freeman en 1976 en los EEUU; y, precisamente, durante todo este mes, se han publicado tres informes que revelan la clara situación de lo que está ocurriendo en nuestro país:

> Asempleo y AFI en su Avance del Mercado Laboral afirman: Actualmente, el nivel de sobrecualificación en España se encuentra en el 26,3%, mientras que la infracualificación llega hasta el 14,8%. El dato más positivo fue que, las actividades profesionales, científicas y técnicas, es el sector económico que registra menor infracualificación con sólo un 6%.

> Por otro lado, Infojobs, ESADE y la Universidad Ramón Llull analizan de igual manera que: Los universitarios que buscan empleo en esta página suponen el 45%, mientras que las demandas de empleo de formación terciaria sólo alcanzaban el 24%. Un nuevo desajuste que, conllevaba otra tendencia, y es que los trabajadores autónomos o emprendedores han crecido un 36% en el año 2012, respecto a 2011.

> Por último, el tercer informe, de Randstad sobre el mercado laboral, sostiene: En el año 2020, en España, se crearán 4 millones de empleos que requerirán alta cualificación, mientras, que sólo 2,1 millones de nuevos talentos se incorporarán al mercado de trabajo. Con lo cual, habla de un desajuste de 1,9 millones de empleos que quedarán sin cubrir con la necesaria formación.

¿Qué conclusiones podemos extraer de estos informes?, ¿Qué pueden hacer las profesiones?  

  • Las actividades profesionales aseguran el mejor ajuste formación- puesto de trabajo. El esfuerzo en formación por parte de los profesionales, el apoyo al desarrollo profesional continuo (DPC) por parte de los colegios y la necesaria especificidad que requiere cada actividad, genera el par profesional-empleo que muestra los mejores índices de ajuste cualitativo en el mercado laboral.   
  • Es necesario transformar la sobrecualificación en un potencial para el país. Una parte creciente del potencial de capital humano no está aprovechado. Al igual, que el motor de Carnot aprovecha toda la energía disponible, el mercado laboral en España puede reestructurarse de tal manera que se utilice y reoriente la fuerza laboral existente. ¿Las claves para construir este motor?, una legislación laboral clara y equilibrada entre empleador y empleado, apoyo al emprendimiento donde los colegios profesionales por su esencia deben tener un papel destacado, fomento de la investigación y desarrollo en sectores emergentes como el energético y protección al consumidor proporcionándole seguridad y confianza. ¿El combustible? facilitar el acceso al crédito¿Las piezas?, los profesionales, cercanos al cliente o paciente, deben ser una de las piezas maestras. El potencial sigue ahí…

Fuente: Blog Carlyle no tenía razón.

 
A %d blogueros les gusta esto: