Colaboración Social: Programa de las Artes (y IV)

Estos días os hemos explicado de qué va todo esto de la Colaboración Social. Ahora quería explicaros cómo es para los profesionales de archivos, bibliotecas y centros de documentación, desde mi experiencia como colaborador social.

¿Qué es la Colaboración Cocial en el Programa de las Artes del Ayuntamiento de Madrid (2014-2015)? Si tú, como demandante de empleo, tienes puesto que te llamen de archivero, bibliotecario, documentalista, museógrafo, restaurador, etc, probablemente te hayan llamado o te llamen estos días para que acudas a una oficina de empleo para apuntarte si así lo deseas. Es un Programa que además del “trabajo” en un archivo, biblioteca, centro de documentación o museo, conlleva una serie de horas de formación con un curso de informática (generalmente de herramientas básicas de ofimática) y una serie de talleres relacionados con la búsqueda activa de empleo. El primero se realiza en un centro de la Agencia para el Empleo y los talleres en la Oficina de Empleo donde estás adscrito. Estos talleres variarán en función de la Oficina. Tengo que decir que las oficinas de empleo de la Comunidad de Madrid son como una biblioteca, que cada una es específica para sus tipologías de usuarios y, por desgracia, a cada uno le cuentan una cosa.

Archivo de la Villa

Sobre el curso de informática señalar que da igual que hayas trabajado más o menos con las herramientas ofimáticas tradicionales, vas a dar un curso de Word o Excel te guste o no. Aunque a ti como documentalista te pidan en una oferta de empleo Documentum. De ahí que ponga en duda la mejora de la empleabilidad, (ver Anexo II) como se establece en los fundamentos del programa. Además te hacen una prueba para medir tus conocimientos ofimáticos bastante divertida. Os recomiendo empollaros la barra de herramientas, pues aunque hayáis trabajado con Word, haciendo tablas, textos a dos columnas, el test está diseñado para parecer un ignorante.

Las competencias a realizar durante la colaboración variarán en función de donde vayas y las personas con las que te toque trabajar. Generalmente los centros que reciben a los colaboradores sociales son las distintas bibliotecas de distrito del Ayuntamiento, el Centro Cultural de Conde Duque (donde se encuentra el Archivo de la Villa, Biblioteca musical, Biblioteca Histórica, Biblioteca Digital y Hemeroteca Municipal de Madrid), la Imprenta Municipal y los distintos museos que sean competencia municipal. Según donde te haya tocado tendrás más suerte o menos, desde compañeros que están haciendo funciones de Ayudantes de Bibliotecas adecuadas a su formación académica y categoría por la que se supone que han sido «contratados»: catalogando fondos tan interesantes como manuscritos de obras de teatro o materiales especiales;  a otros que han realizado funciones de conserje.  Mis tareas realizadas podrían pasar por C y D atendiendo a las distintas escalas de la Administración. Se supone que por tu categoría profesional tendrías que ejercer funciones de categoría B. En lo que corresponde a Bibliotecas, no se cataloga en todas las del Ayuntamiento, por tanto tendrás que realizar las tareas del centro donde te hayan asignado. Es una lástima que si en la Oficina de empleo te piden un título para ejercer una determinada categoría profesional, no puedas ejercerla. La Colaboración Social no forma, si no que además favorece el desempleo cualificado.

Pero entre las sombras, vamos a dar algunos detalles positivos:

  • Si tu paro, tras las reducciones aprobadas por este gobierno, se queda reducido, es un buen complemento para subsistir, pagar la hipoteca, comer,…pero recuerda que tienes dos pagadores, como decíamos en el primer artículo.
  • El hecho de levantarte e ir a “trabajar” también es un estímulo si llevas mucho tiempo desempleado.
  • Es una manera de trabajar en lo que te has formado si no tienes experiencia previa. Pero insisto están «contratando» a gente ya formada.
  • En algunos concursos-oposición bareman tu paso por la colaboración social, según la Agencia para el Empleo.
  • Conocer herramientas de gestión documental como ABSYS o ALBALA.

Personalmente recomiendo participar en el programa SOLO si necesitas el dinero y además no tienes experiencia dentro de este sector profesional. Ejemplo, si no has trabajado nunca en un archivo porque vienes de bibliotecas y viceversa. Por todo lo citado en los artículos anteriores y por algunas malas experiencias de algunos compañeros, es bastante necesario hacer un balance y valorar seriamente si merece la pena ser colaborador o no.

Ver además:

Colaboración social en el programa de las Artes (II)

Colaboración social en el programa de las Artes (III)

 
A %d blogueros les gusta esto: