El IVA de las publicaciones digitales también en rebajas

El libro electrónico ya es un miembro más de nuestras vidas ganando cada vez más adeptos a su lectura. Entona los beneficios de la comodidad de disfrutar de un buen libro en casi cualquier parte, aunque todavía mantiene un séquito de fieles que siguen prefiriendo el papel.

Sí, el IVA de prensa y de libros digitales baja del 21% al 4%, aunque aún no sabemos la fecha exacta en que esta medida tendrá aplicación. Esta reducción ya se equipara al IVA que gravan las publicaciones impresas y se equipara con gran parte de los países europeos.

Esta medida llega después de un largo período de reivindicaciones en el sector editorial como medio para hacerlo más competitivo en el mercado.  Según un informe de la Federación del Gremio de Editores, la recaudación del libro electrónico se encuentra ya en un intervalo de incremento entre el 5% y el 15%. El Informe Anual del libro digital de 2015 arrojaba una recaudación de 900 millones para el libro impreso frente a los 30 millones del libro digital.

La pregunta que todos nos hacemos es, ¿puede afectar negativamente esta medida?, y ,¿a quién?. Pues todo influye, está claro, pero en especial afectará a las distribuidoras y editoriales que solo operen en formato papel. Este modelo ha ido decayendo durante los años, de manera que muchos medios han tenido que optar por las suscripciones digitales para poder sobrevivir.

Después de varios intentos fallidos, a finales del año 2018, el Consejo de Asuntos Económicos y Financieros de la Unión Europea (ECOFIN) dio paso a los países para que pudiesen reducir el impuesto de las publicaciones digitales al 4% como el resto de productos culturales. Se calcula que esto será muy beneficioso para los impuestos en las adquisiciones de las bibliotecas y que podría incrementar casi un 10% el gasto en cultura.