El Señor de los Documentalistas

El Señor de los Documentalistas: la comunidad en búsqueda permanente

El Señor de los Documentalistas

Estoy segura de que muchos confiarían en nosotros si… si supiesen realmente qué y quiénes somos los documentalistas. La siguiente pregunta viene cogida de la mano de la anterior…”Oye, ¿y un documentalista para qué sirve?”. Pues bien,  después de muchas trilogías vamos a entender cómo se llega al Señor de los Documentalistas.

Sociedades del Conocimiento, esos (micro y macro) mundos en donde la gestión de la información es toda una estrategia evolutiva y de supervivencia. Traducido en una  frase de toda la vida: “La información es poder”.

Vayaaa quee…un documentalista es una especie de Gandalf del Conocimiento en el mundo de la Tierra de los Media y que lucha contra el Sauron de la Infoxicación porque eso sí, el exceso de información, toda esa información que nos llega y no deseamos, nos intoxica.

Así que somos expertos funcionales en Rivendel y en cualquier empresa u organización porque definimos los proyectos interviniendo en la utilización de contenidos, generando un alto valor añadido y organizando el acceso a la información y al conocimiento. ¡Casi nada!. Satisfacemos la demanda informativa de los clientes y usuarios a la carta, como en el mejor de los prêt-à-porter y…ya está, ya lo tiene…”listo para llevar”.

De vez en cuando viene bien recordar que un documentalista es fundamental para seguir generando conocimiento  y activar toda esa gran maquinaria que es la Información y que nos permite hacer un análisis exhaustivo de la misma,  tenerla localizada y ya puestos en las últimas tendencias (geo)localizarla también así como recuperarla en el menor tiempo posible.

Por eso somos unos grandes motores para la productividad empresarial. Innovamos, sintetizamos, buscamos la calidad informacional y siempre vamos a la par de las nuevas tecnologías. Así que somos uno a uno como los (hob)bits de una gran secuencia lógica, verdaderas unidades de información y almacenamiento de gran capacidad interrelacional. Supongo que por ello, a veces nos tildan de transversales.

Somos los jinetes multimedia de los servicios documentales manejando con destreza los procesos de tratamiento y transferencia de la información y sin perder de vista los cambios en el entorno, adaptándonos a cada uno de ellos.

Las organizaciones y las empresas deben saber que somos los encargados de conocer los recursos de información como la palma de nuestra mano y que aportamos y potenciamos las capacidades de negociación, los procesos de producción y de comunicación de las administraciones y los diferentes  tejidos empresariales.

Asimilamos y aplicamos las técnicas de gestión de las distintas unidades y sistemas de información sin perder la capacidad de síntesis y de planificación del trabajo. La información puede ser un caos sin un documentalista cerca. Para eso estamos, para seleccionar y mostrar la información más relevante a las necesidades que imperan.

Sí, pequeñas y pequeños guerreros de la luz. Somos un cuerpo de élite preparado para combatir pacífica y organizadamente. Sabemos cuál es la naturaleza de la información, cómo se gesta y en qué soportes se encuentra. Organizamos, preservamos, accedemos, recuperamos, difundimos, intercambiamos conocimiento mediante una metodología debidamente planificada, habilidosa y veloz.

 Y aunque a veces podemos parecer los elfos de Haldir, que no aparecen en los libros pero están metidos en todas las “películas” yo os animo a que sigamos haciendo ejército, asociándonos y manteniendo canales de comunicación para estar permanentemente actualizados mientras seguimos creando y difundiendo nuestro valor profesional y  nuestras estrategias de batallas y pantallas.

Seguro que nos resulta más fácil eso que encontrar el codiciado anillo.

 
A %d blogueros les gusta esto: