Por ley

Las creaciones originales son protegidas por la propiedad intelectual que les otorga unos derechos y facultades por el mero hecho de ser creaciones. Se considera que un autor es aquella persona natural que crea alguna obra de tipo científico, artístico o literario. También existen algunos casos en los que las personas jurídicas también puede entrar en este grupo.

La Ley de Propiedad Intelectual data del 11 de Noviembre de 1987. Casi una década después se llevaría a cabo una refundición que posteriormente sufrió algunas modificaciones.

La aplicación de estas leyes se lleva a cabo mediante entidades de gestión de derechos de propiedad intelectual como (CEDRO, SGAE, AIE…) que aseguran  la protección de los derechos de los autores.

Estos días la reforma de la Ley de Propiedad Intelectual se vuelca en evitar la “rueda” de las televisiones y pretende tener un mayor control sobre la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE). En la Comisión de Cultura del Congreso se han vivido unas duras jornadas cargadas de tensión antes de que finalmente la reforma fuese aprobada.

Televisión , obras musicales y propiedad intelectual

La ya conocida como “rueda” de las televisiones consiste en crear música con arreglos falsos de otras obras musicales y emitirlas en programas nocturnos de diferentes cadenas de televisión. Esto genera derechos de autor y un enriquecimiento abusivo a costa de pagar a la SGAE parte de sus derechos.

Para esa emisiones contaban con el apoyo de personas en las televisiones a cambio de determinados derechos o contraprestaciones monetarias. Con la aprobación de esta reforma, la SGAE no podrá repartir más de un 20% de lo recaudado por cada autor por la emisión de su obra en horarios nocturnos. Es la misma cantidad que se impuso para el laudo de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI).

Por otra parte se va a establecer un mayor control a las entidades de gestión que llegan a recaudar más de 100 millones de euros. En este caso, se refieren estrictamente a la SGAE porque es la única entidad de gestión en España que alcanza esas cifras.

Datos personales en período electoral

Por otro lado, el Senado ratifica la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y garantía de los derechos digitales por la que los partidos, políticos, coaliciones y agrupaciones electorales podrán hacer uso de nuestros datos personales obtenidos en fuentes de acceso público para llevar a cabo sus actividades políticas en período electoral sin nuestro consentimiento.

La propaganda electoral según el artículo 58 bis “Utilización de medios tecnológicos y datos personales en las actividades electorales” no será considerada como actividad o comunicación comercial. Así que nuestros buzones pueden llegar a su tope sin consentimiento alguno por nuestra parte, caso totalmente contrario al expreso consentimiento que tenemos que darle al resto de empresas. Además, ya tienen vía libre en las formaciones políticas para elaborar perfiles sobre nuestra ideología y mandarnos publicidad o mensajes a la carta.

¡¡Apriétense los cinturones , es cosa de ley!!