Los colegios responderán de daños que causen sus profesionales

Expansión-logo1El pasado día 17 de julio, Expansión (sección de Economía/Política, página 18) publicó un artículo de Mercedes Sarraller relacionado con el nuevo anteproyecto de ley de colegios profesionales. Como reza en el título del post y como elemento más destacado del anteproyecto de ley, se preveé que los colegios profesionales sean responsables sociales subsidiarios de los daños que provoquen sus colegiados por mala práxis profesional.

Lo que resulta más preocupante es lo que se indica respecto al número de colegios existentes en la actualidad. El número de colegios podría verse reducido, en función del carácter obligatorio u optativo de su colegiación. Se eliminarían, pues, paulatinamente los que no requieran éste requisito para ejercer y quedando solo los que resulte necesario, en base a que sus actividades puedan tener un impacto directo en materias de especial interés general: salud, integridad física o seguridad personal o jurídica.

Aquí os resumimos la noticia, indicando las claves del anteproyecto.

Más obligaciones y controles para los colegios profesionales.

  • Coexistirán los colegios obligatorios y los de participación voluntaria, lo que aclara el marco: ahora son todos obligatorios, pero en la práctica, el 60% no exige la colegiación. Los que no sean obligatorios irán desapareciendo. De los 1.650 que hay ahora podrían quedar unos 500. La creación de un colegio será por ley.
  • El nuevo borrador no establece una lista de profesiones con colegiación obligatoria, pero dice que será para las que puedan impactar en materias de especial interés general –salud, integridad física o seguridad personal o jurídica–.
  • Este criterio implica que pervivirán 18: médicos, farmacéuticos, dentistas, veterinarios, enfermeros, fisioterapeutas, podólogos, ópticos, abogados, procuradores, graduados sociales, notarios, registradores, ingenieros, ingenieros técnicos, arquitectos y arquitectos técnicos, a los que se sumarán, probablemente, los psicólogos clínicos. Ingenieros y arquitectos técnicos contienen a su vez 10 y 9 variantes, respectivamente.
  • Se incrementa la responsabilidad de los colegios, que responderán subsidiariamente de los daños que causen sus profesionales que tengan su origen en defectos que hubieran debido ser puestos de manifiesto por el Colegio al visar el trabajo profesional.
  • La Administración preceptiva –comunidad autónoma, Diputación provincial, etc.– podrá intervenir un colegio que incumpla sus funciones de potestad pública.
  • Se establecerán incompatibilidades para los cargos directivos del colegio. El código deontológico será único en todo el Estado y los órganos deontológicos serán independientes de los del gobierno colegial.
  • El impago de cuotas en la colegiación obligatoria no podrá acarrear la inhabilitación. Los colegios deberán separar los servicios obligatorios de los voluntarios y publicar el precio de cada uno. La suscripción de seguros a través de los colegios será voluntaria.
  • Todos los colegios están obligados a presentar sus cuentas y los de colegiación obligatoria, auditadas.
Fuentes:
 
A %d blogueros les gusta esto: