Punto Ícate. La biblioteca como recurso cercano

El Punto ÍCATE es un proyecto de intervención comunitaria en el ámbito educativo en el que participan diferentes agentes educativos, sociales, sanitarios… que trabajan con jóvenes y pequeños. Y en esta apuesta de llegar a la población adolescente participan también las bibliotecas municipales de Madrid.
Fotografía tomada por Beatriz Nistal durante la X Jornada Internacional de Experiencias Bibliotecarias en el Goethe-Institut de Madrid.

Este proyecto tiene su origen en el Punto E, que nace en el Distrito de Chamberí en el 2004, por iniciativa del Centro Municipal de Salud (CMS). Lo hace ante la necesidad de coordinar las actuaciones de profesionales de diferentes recursos destinados a los más jóvenes.

El éxito de la propuesta ha hecho posible que se extienda a diferentes distritos en el que participan, entre otras, la Biblioteca Pública Municipal Miguel Delibes y la Biblioteca Pública Municipal Francisco Ayala.

Esta iniciativa acerca la biblioteca a un colectivo al que es difícil llegar, y establece un tejido corporativo con los centros educativos, los espacios de igualdad, las asociaciones de vecinos y vecinas y otros sujetos distritales. Lo que permite que se conozcan a las bibliotecas como un servicio esencial para la cultura y la educación continua.

El objetivo principal es la prevención en los adolescentes, creando un lugar de encuentro y expresión. Con las dinámicas realizadas se logra detectar situaciones de riesgo entre los alumnos y alumnas que asisten a los centros educativos. Además, ayudan a formar un pensamiento más crítico y autónomo. También se consigue potenciar la participación y la convivencia.

¿Cómo se lleva a cabo?

Las actividades propuestas se desarrollan durante el recreo. Estas actividades, de periodicidad mensual, versan sobre un tema concreto. En ocasiones, la temática parte de algunas de las áreas de Gobierno del Ayuntamiento de la capital, y en otras, son propuestas por las personas que integran los puntos.

Fotografía realizada durante la X Jornada Internacional de Experiencias Bibliotecarias en el Goethe-Institut de Madrid.

Entre los temas tratados están: reciclaje, Día Internacional del libro, conoce tu distrito o el Día Internacional Contra las Violencias Machistas.

Para trabajar los temas, se recurre a preparar unos paneles informativos en los que participan los estudiantes. La biblioteca es la encargada de proporcionar la selección bibliográfica de cada mes, y también asume la elaboración de la dinámica del mes de abril, puesto que se celebra el Día Internacional del Libro

Planificación

Se tienen dos reuniones. En junio se programa el curso siguiente con los IES. Se prepara la temática que se tratara cada mes, y se decide cuál es el recurso encargado de realizarla. En septiembre, se hace balance y se introduce alguna temática de actualidad si se cree necesario.

Lo ideal, es que al menos se impliquen dos profesionales de la biblioteca para realizar las diferentes funciones: asistencia a las reuniones, presencia y participación en los puntos, realización de la bibliografía mensual y organización de las dinámicas.

Estos puntos, cada distrito elige un nombre y un logo, facilitan a los adolescentes obtener respuesta a sus demandas de información. Por otra parte, se logra un aumento de usuarios adolescentes en las bibliotecas, y se fomenta una relación de confianza entre este colectivo y los recursos del distrito.   

Definitivamente, un recurso fantástico para atraer a  más personas a la biblioteca.

 
A %d blogueros les gusta esto: