La Biblioteca Nacional podría volver a ser organismo autónomo

Biblioteca Nacional de España

El Consejo de Ministros ha aprobado un anteproyecto de ley con el objetivo de darle naturaleza de organismo autónomo dependiente del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Con esta ley la BNE  volvería a tener categoría de Dirección General y mayor autonomía de acción, ademas de darle las herramientas necesarias para agilizar su gestión.

Ana Santos, la Directora de la institución se ha mostrado muy contenta con esta noticia.

Fuente: BNE

 

Propuesta de la Asociación ABDM ante el Proyecto de Real Decreto de Homologación y Convalidación de Titulaciones del MECD.

Logotipo de la Asociación ABDM

Buenas tardes.

Leyendo lo publicado por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte acerca del Proyecto de Real Decreto de Homologación y Convalidación; la Asociación ABDM quería haceros llegar unas reflexiones que se han expuesto en Asamblea General del 29 de marzo de 2014 para que si llega el caso se tomasen en cuenta.

Ante El Marco Español de Cualificaciones para la Educación Superior (MECES), cuya finalidad es permitir la clasificación, comparabilidad y transparencia de las cualificaciones de la educación superior en el sistema educativo español, el Real Decreto 1027/2011, de 15 de julio, establece cuatro niveles de cualificación en función de los resultados de aprendizaje que proporcionan los estudios oficiales: el nivel de Técnico Superior se incluye en el Nivel 1, el de Grado en el Nivel 2, el de Master en el Nivel 3, y el de Doctor en el Nivel 4.

En consecuencia, en la segunda parte de este Real Decreto el Gobierno quiere establecer un procedimiento que permita al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte determinar si el título universitario que se examina corresponde a nivel 2 de Grado o al nivel 3 de Master. El presente Real Decreto tiene, por tanto, un doble objeto. Por un lado, regula la homologación, la equivalencia a titulación y a nivel académico, así como determinados aspectos de la convalidación de períodos de estudios extranjeros de educación superior por los correspondientes españoles de enseñanzas universitarias, de acuerdo con la nueva estructura de formación universitaria. Por otro lado, establece un procedimiento que permita al Ministerio de Educación, Cultura y Deporte determinar si cada título universitario de los anteriores a la implantación del Espacio Europeo de Educación Superior se corresponde al nivel 2 de Grado o al nivel 3 de Master.

Por lo que se refiere a las correspondencias a nivel MECES, el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte podrá determinar la correspondencia entre el nivel 2 de Grado o nivel 3 de Master del Marco Español de Cualificaciones para la Educación Superior y las siguientes titulaciones oficiales:

a) Arquitectura; b) Ingeniería; c) Licenciatura; d) Arquitectura Técnica; e) Ingeniería Técnica; f) Diplomatura; g) Los títulos profesionales y de enseñanza superior que a la entrada en vigor de este real decreto hubiesen sido declarados equivalentes al título de Arquitecto, Ingeniero, Licenciado, Arquitecto Técnico, Ingeniero Técnico o Diplomado Universitario. f) No será posible declarar la correspondencia a nivel MECES de los títulos propios expedidos por las Universidades.

Ante todo esto, y desde la Asociación ABDM, se propone que:

  • Dentro de nuestro área de conocimiento, se equipare la Licenciatura a un Master, nivel 3. Es decir a los Licenciados en Documentación reconocerles el nivel de grado más un Máster general, digamos, en cualquier ámbito de las ciencias de la documentación, pues son 5 años de carrera (al menos): una diplomatura o 3 años de un ciclo largo, más está la  licenciatura que se configuró como de segundo ciclo.
  • Los diplomados tendrían nivel 1, de técnico superior, y podrían hacer un Master Oficial, en alguna especialidad de las ciencias de la documentación (archivos, bibliotecas, documentación, etc.) para equipararse o llegar a este nivel, nivel 4 de Máster.
  • El grado en información y documentación, teniendo un nivel 2, debería habilitar a cualquier persona a ejercer la profesión relacionada con las ciencias de la información (archivero, bibliotecario, documentalista, etc.) de forma general, sin la necesidad implícita de tener que hacer un Master, a no ser que se quiera hacer un Master sobre una especialidad.
 

Recuperar la confianza como consumidores (y ciudadanos)

Recuperar la confianza como consumidores (y ciudadanos)

(Imagen: Miguel Brieva)

Cuando la confianza se quiebra, ¿cómo hacer para recuperarla de nuevo? Ante la evidencia de una burbuja económica como la inmobiliaria, y sus dramáticas consecuencias, ¿qué puede hacer la sociedad civil para exigir justicia? Y el consumidor, que también es ciudadano ¿cómo puede volver a confiar en un mercado que se revela ventajista?

Los profesionales son aquellos que saben del contexto y pueden orientar, asesorar, educar sobre el sistema en el que nos ha tocado aprender a desenvolvernos. Para ello, algunas de las instituciones que los representan, como es  en este caso del Consejo General del Notariado, se han decidido por la divulgación. En este caso, los notarios han editado un documento, una guía con el fin de advertir sobre las gestiones iniciales que son recomendables realizar antes de comprar un inmueble y sobre las ventajas de hacerlo ante notario y en escritura pública. Esta guía también informa al consumidor sobre pautas relevantes en materia de préstamos hipotecarios, cláusulas abusivas o gastos derivados, por ejemplo.

En esta línea de asesoramiento también encontramos al Colegio de Registradores, con suServicio Registral de Protección a los Consumidores, especialmente centrado en cancelación de hipotecas, así como la Guía para la compra de una vivienda en España, accesibles ambos desde su web. El Consejo General de la Abogacía (CGAE), por su parte, lleva desplegando por la geografía española sus Oficinas de Asesoramiento e Intermediación Hipotecaria y, junto alConsejo de Trabajadores Socialestrabajan para encontrar alternativas al desahucio.

Mercado Único de Crédito Hipotecario

El Consejo de la Unión Europea, reunido en formación ECOFIN, adoptó el pasado febrero la esperada Directiva sobre crédito hipotecario, instrumento necesario en la pretensión de crear un mercado único de crédito hipotecario, aplicable a todos los préstamos hechos a consumidorescon el propósito de comprar un hogar y también a aquellos créditos garantizados con una hipoteca o similar en toda la UE. El objetivo es nítido, y entronca con la Declaración Universal de los Derechos Humanos, más concretamente con el Artículo 25 —aquel que nos recuerda que“toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, tanto a ella como a su familia, la salud, el bienestar y, en especial, el vestido, la vivienda, la asistencia médica…”—, tal y como recordamos, hace ya un año, en la revista Profesiones.

Es por esto que subrayamos la importancia de que una normativa europea se preocupe por “asegurar que los mercados hipotecarios operan de manera responsable, incrementando la protección al consumidor y contribuyendo a la estabilidad financiera”. Una normativa pensada para evitar las asimetrías informativas, y que ayudará, suponemos, a garantizar un derecho citado específicamente en Constituciones de miembros de la UE, incluida la nuestra: el derecho a un techo digno bajo el que poder realizarse.

Fuente: Blog Carlyle no tenía razón.

 

Asociación sin ánimo de lucro cuyo objetivo es la creación de un colegio profesional de archiveros, bibliotecarios y documentalistas para la Comunidad de Madrid.

A %d blogueros les gusta esto: