Los colegios responderán de daños que causen sus profesionales

Expansión-logo1El pasado día 17 de julio, Expansión (sección de Economía/Política, página 18) publicó un artículo de Mercedes Sarraller relacionado con el nuevo anteproyecto de ley de colegios profesionales. Como reza en el título del post y como elemento más destacado del anteproyecto de ley, se preveé que los colegios profesionales sean responsables sociales subsidiarios de los daños que provoquen sus colegiados por mala práxis profesional.

Lo que resulta más preocupante es lo que se indica respecto al número de colegios existentes en la actualidad. El número de colegios podría verse reducido, en función del carácter obligatorio u optativo de su colegiación. Se eliminarían, pues, paulatinamente los que no requieran éste requisito para ejercer y quedando solo los que resulte necesario, en base a que sus actividades puedan tener un impacto directo en materias de especial interés general: salud, integridad física o seguridad personal o jurídica.

Aquí os resumimos la noticia, indicando las claves del anteproyecto.

Más obligaciones y controles para los colegios profesionales.

  • Coexistirán los colegios obligatorios y los de participación voluntaria, lo que aclara el marco: ahora son todos obligatorios, pero en la práctica, el 60% no exige la colegiación. Los que no sean obligatorios irán desapareciendo. De los 1.650 que hay ahora podrían quedar unos 500. La creación de un colegio será por ley.
  • El nuevo borrador no establece una lista de profesiones con colegiación obligatoria, pero dice que será para las que puedan impactar en materias de especial interés general –salud, integridad física o seguridad personal o jurídica–.
  • Este criterio implica que pervivirán 18: médicos, farmacéuticos, dentistas, veterinarios, enfermeros, fisioterapeutas, podólogos, ópticos, abogados, procuradores, graduados sociales, notarios, registradores, ingenieros, ingenieros técnicos, arquitectos y arquitectos técnicos, a los que se sumarán, probablemente, los psicólogos clínicos. Ingenieros y arquitectos técnicos contienen a su vez 10 y 9 variantes, respectivamente.
  • Se incrementa la responsabilidad de los colegios, que responderán subsidiariamente de los daños que causen sus profesionales que tengan su origen en defectos que hubieran debido ser puestos de manifiesto por el Colegio al visar el trabajo profesional.
  • La Administración preceptiva –comunidad autónoma, Diputación provincial, etc.– podrá intervenir un colegio que incumpla sus funciones de potestad pública.
  • Se establecerán incompatibilidades para los cargos directivos del colegio. El código deontológico será único en todo el Estado y los órganos deontológicos serán independientes de los del gobierno colegial.
  • El impago de cuotas en la colegiación obligatoria no podrá acarrear la inhabilitación. Los colegios deberán separar los servicios obligatorios de los voluntarios y publicar el precio de cada uno. La suscripción de seguros a través de los colegios será voluntaria.
  • Todos los colegios están obligados a presentar sus cuentas y los de colegiación obligatoria, auditadas.
Fuentes:
 

Artículo: La regulación en la prestación de servicios reduce la economía sumergida.

Recientemente, la Federación de Estudios Financieros nos volvía a dibujar y confirmar que el volumen de economía sumergida en España se mantenía en el entorno del 20%. Es decir, casi 200.000 millones fuera del sistema; lejos de Francia y Alemania con un 10%, pero también de Bulgaria con un 31% y de Croacia con un 28%. ¿Entre las causas qué apunta en España?… Moral tributaria, complejidad regulatoria en la creación de empresas y falta de recursos administrativos para luchar contra el fraude. No obstante, el informe aporta una afirmación interesante y definitoria de las Actividades Profesionales, y es que sostiene que ‘aquellos sectores más regulados, que se basan en contratos con un alto nivel de formalidad entre proveedores y clientes, tienen los menores niveles de economía sumergida.’

Además, entre las medidas que proponían para el resto de Europa, se aboga por el uso de medios tecnológicos para el control de pagos en efectivo. Pero cuidado, en relación con esto, The Economist (13-19 julio), publicaba un artículo sobre el auge que está experimentando el comercio electrónico de bienes y servicios. Lo más interesante y, quizás preocupante, es la intención de explorar la prestación de determinados servicios médicos online —hoy sólo suponen el 1% del total del comercio online— como afirmó Michael Niemira of the International Council of Shopping Centres. Una forma de prestar servicios profesionales que sería necesario explorar en mayor profundidad desde el punto de vista del control del ejercicio profesional para evitar así evitar confusión y posibles problemas al paciente. Máxime, en un entorno donde el comercio transfronterizo de servicios profesionales marcó un superávit para la Europa de los 27 de 15.300 millones de euros como público Eurostat, el 18 de julio, en sus datos de balanza de pagos del primer trimestre de 2013.

Por último, como apunte económico destacado, el INE publicó los Indicadores de Actividad del Sector Servicios (IASS) correspondientes al mes de mayo de 2013. Los datos —entre mayo de 2012 y 2013— para el sector siguen preocupando y es que a pesar del tirón en esta época de la hostelería y, en menor medida del comercio, la facturación general bajó un 2,1%, mientras que el empleo lo hizo en un 1,7%. En cuanto a las actividades profesionales, mantuvieron su caída en facturación en términos medios respecto a otras actividades con un 4% anual y, un 2,1% en empleo. El dato más positivo para las profesiones, se produjo en términos desestacionalizados y eliminado el efecto calendario para así ajustar en precisión, donde se recogió un crecimiento del 0,4% respecto a abril de 2013. Así, pues habrá que seguir esperando a la recuperación, pero las profesiones tienen potencial para tener un papel protagonista en ella.

 

 

Artículo: Orgullosos de nuestras bibliotecas

Nos ha parecido muy interesante esta opinión acerca del valor que tienen las bibliotecas para los habitantes de un barrio de un municipio cualquiera, no solo en términos cuantitativos (coste económico), sino en términos cualitativos (necesidades sociales), que ha vertido Daniel Gil en su blog BAUEN. Nosotros hemos querido resñadarla en el nuestro blog para destacarla y darle un poco más de difusión. Esperamos que también os resulte interesante.

Orgullosos de nuestras bibliotecas

Por Daniel Gil.

En medio del panorama desolador que nos rodea, un ambiente de regresión e involución social y cultural, vale la pena leer artículos clarificadores, directos, sobre aquello que es realmente prioritario e indispensable. El bien común. Es el caso de un artículo de Josep Maria Montaner publicado en El País, en que contrapone la arquitectura de vitrina, vistosa y exhuberante, y sobretodo, carísima y de escasa utilidad.

Que una parte del volumen de un edificio público flote en el aire, sin apoyos, puede ser estéticamente atractivo, pero funcional y constructivamente es discutible y tiene su coste económico.

Un coste económico desproporcionada, y por desgracia, muchas veces sin un retorno social que haya justificado esa inversión. No obstante eso, para Montaner hay una tipología de edificio público del cual hay que estar orgullosos: la biblioteca.

Cuando, en realidad, tenemos muchas obras para estar orgullosos de políticos y arquitectos: la red de 38 bibliotecas en Barcelona y más de 200 en la provincia, un auténtico éxito popular para fomentar la lectura y la cultura; los 40 interiores de manzana ajardinados y públicos, que fue rehaciendo el desaparecido Pro-Eixample; la política de centros cívicos y mercados municipales remodelados; los magníficos espacios públicos realizados por toda Cataluña; hasta llegar nuestra destacada tradición de pensamiento urbano. Una biblioteca cuesta unos cuatro millones de euros, similar a lo que cuesta construir de 40 a 60 viviendas en un edificio colectivo o rehabilitar entre 80 y 120. Calculen ahora cuántas viviendas, bibliotecas o equipamientos de proximidad se pueden hacer o rehabilitar con el dinero despilfarrado en los dos edificios citados. Por lo tanto, cuando nos manifestemos a favor de la arquitectura, dejemos claro cuál es la que defendemos y cuál la que criticamos; no vayamos a confundirnos y a confundir.

Seguramente las bibliotecas sean el edificio público y social más rendible en términos de coste/inversión. Por sólo unos 4 millones de euros, se consigue un retorno en términos de uso enorme. Son edificios llenos de vida y de personas, dónde se hacen cosas, se desarrollan actividades y se fomenta (y se mantiene) la cultura y el conocimiento. Son indispensables, y su éxito ciudadano es la principal prueba. Para cualquier ayuntamiento tener una biblioteca (o una red de bibliotecas), debería de representar un motivo de prestigio y de orgullo. Vitalizan y generan flujos comunicativos nuevos que hacen ciudad. Exactamente lo contrario a aquello que generan los barrios desiertos de promociones inmobiliarias sin compradores. No hubieran hecho falta tantísimos pisos nuevos, y seguro que con más bibliotecas (y edificios públicos de proximidad) las cosas quizás nos irían mejor. Pero claro, aquí ya entraríamos en intereses económicos; y aquí la biblioteca si que no interesa.

Publicado en: Blog BAUEN: Opinió.


 

Asociación sin ánimo de lucro cuyo objetivo es la creación de un colegio profesional de archiveros, bibliotecarios y documentalistas para la Comunidad de Madrid.

A %d blogueros les gusta esto: