Archivo de la etiqueta: Crisis económica

Los profesionales se mantienen en el alambre del empleo

Los profesionales se mantienen en el alambre del empleo

Lo ratificó esta martes la Comisión Europea: En España «se espera que la actividad económica se desacelere algo en la segunda mitad del año». Así concluye en su informe de Previsiones Macroeconómicas de otoño para la Eurozona y la Unión Europea. Una previsión que engarza con los datos de afiliación y desempleo de octubre, publicados también esta semana, los cuales reflejan una clara disminución en el ritmo de creación de empleo y en el aumento del paro por tercer mes consecutivo que, en conjunto, han dirigido 112.796 personas más a apuntarse a la lista de los que buscan trabajo.

A nivel europeo, el parón económico parece ocupar cada vez más las mentes de los dirigentes y ayer, Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo (BCE) anunció «de forma unánime el compromiso de usar estímulos adicionales si son necesarios» en un intento por disipar las dudas y la rigidez en la actuación del organismo. Por ello, dentro de esta atmósfera de nubes recesivas, destaca como las profesiones, no sin dificultades, mantienen una cierta fortaleza en la generación de empleo.

  • Sostenimiento del empleo en las actividades profesionales
En este sentido, si observamos el número de afiliados al RETA (Régimen Especial de Trabajadores Autónomos) de octubre, el 78,6% de las altas fueron realizadas en las categorías de actividades profesionales, científicas y técnicas; actividades sanitarias y de servicios sociales; y educación. Pero además, en el último año (entre octubre del 2013 y del 2014), el 32% (26.216) de los nuevos autónomos son profesionales, científicos, técnicos, sanitarios y sociales. Es decir, 3 de cada 10. Una evolución positiva, aún con matices, pero sostenida.
No obstante, en cuanto a los elementos que la CE expone en su informe para sustentar un cierto repunte de la economía para los años 2015 y 2016 no dejan ser ya agotados en su recorrido o excesivamente repetidos. Por ejemplo, que la ocupación tenderá a aumentar «debido a la continuidad de la moderación salarial y solo modestos incrementos de los costes laborales unitarios» —y aún así, vaticina un paro del 22,2% en el 2016— o, que las condiciones en el acceso a la financiación mejorarán. Por otro lado, también sostiene que la deuda pública seguirá su progresión por encima del 100% sobre el PIB.
Precisamente, en materia fiscal, el Consejo General de Economistas, ha celebrado ayer y hoy, las Jornadas Tributarias, donde se han abordado desde una perspectiva crítica y técnica como nos afectará y podemos afrontar todos los aspectos relacionados con la reforma fiscal anunciada por el gobierno para el año 2015.
Mientras, el nivel de cobertura por desempleo sigue cayendo, en concreto, un 57,07% de los parados no percibe ninguna prestación, un 6,0% menos que hace año. Por ello, las políticas de carácter social que reduzcan el nivel de precariedad y fomentan planes de inclusión laboral deben ser absolutamente prioritarias. 

Fuente: Blog Carlyle no tenía razón

El potencial de las profesiones para reducir el desempleo de larga duración

El potencial de las profesiones para reducir el desempleo de larga duración.

Los riesgos vuelven a estar al alza. Esta semana, diversas instituciones de la esfera nacional e internacional nos han puesto sobre aviso de que la recuperación no solo no es vigorosa —asunto evidente—, sino que se desliza a un estancamiento de tintes crónicos. A la problemática asociada a la extensión del ébola, de la cual el presidente del Banco Mundial ha afirmado que en España «ya está teniendo consecuencias económicas», se sumaron las conclusiones vertidas por el FMI. En su informe de ‘Estabilidad financiera mundial’, sostuvo que «el 70% de la banca europea no está preparada para prestar crédito adecuado». Por otro lado, en sus ‘perspectivas de la economía mundial’ apuntó que España crecerá un 1,3% este año y un 1,7% en el 2015.No obstante, la otra cara del informe pasó desapercibida, ya que estas previsiones están sujetas a la evolución de la zona euro cuyo riesgo de entrar en recesión ha subido a un 40% y a un 30% en el caso de la deflación. España no es ajena a ello, y la elevada posibilidad de entrar en un largo periodo deflacionario solo está por debajo de Grecia y es comparable al 2009, año de mayor caída de la crisis. En el ámbito doméstico, Asempleo, en su Avance del mercado laboral, corroboró que existen «señales de desaceleración».

 

El informe de Asempleo, reconoce asimismo que en términos interanuales, las actividades profesionales y la educación, entre otras, siguen siendo las principales ramas de actividad que sustentan los aumentos de la afiliación. Una capacidad que pudimos observar en los datos de empleo referentes al mes de septiembre. Sin embargo, dentro del desempleo destacó, el gran foco a subsanar: «la proporción de parados de larga duración —más de un año— es del 62,4%, mientras que la probabilidad de encontrar empleo para individuos de este colectivo (a un trimestre vista) es del 6,7%». Es decir, hablamos de un paro estructural cifrado en 3,5 millones de personas. 

En este sentido, las profesiones colegiadas tienen un específico efecto arrastre sobre la creación de empleo vinculado. En el estudio desarrollado en Unión Profesional, Análisis del desempleo cualificado en España: Factores explicativos de la necesaria formación continuada se concluye que por cada 2,3 profesionales se genera un empleo vinculado. Un ratio que se fundamenta en la función formativa de carácter continuado que ofrecen las organizaciones colegiales.

Pero además, en materia de financiación aún queda mucho por hacer. Alternativas de micromecenazgo como el crowdfunding deben tener un papel más principal como instrumento de emprendimiento para los profesionales. En esta línea, se pronunció la pasada semana el ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, cuando se aprobó el proyecto de Ley de Fomento de la Financiación Empresarial. Una legislación que distinguirá entre inversores acreditados, los cuales no tendrán limitación en aportación de capital, e inversores no acreditados (o particulares) que no cumplan determinados requisitos, a los que se asignará un límite de 3.000 euros en la participación por proyecto y 10.000 euros en el agregado de plataformas. De su puesta en práctica se determinará si tiene los efectos positivos deseados…

Publicado en: Blog Carlyle no tenía razón

Profesionales que detectan problemas sociales… y pasan a la acción

Profesionales que detectan problemas sociales… y pasan a la acción.

Crisis (esta crisis) y Saludo (nuestra salud) / Fernando Lamata y Manuel Oñorbe
Las profesiones no existirían sin los profesionales que las hacen posibles. Son estos profesionales, también ciudadanos, los que detectan antes que muchos estudios, a un nivel micro, la deriva de nuestra sociedad. Profesionales preocupados que, junto a otros, se reúnen, hablan, comparten y, tras darse cuenta de que es necesario pasar a la acción, dan forma a un análisis, un estudio, un libro.
“Crisis (esta crisis) y Salud (nuestra salud)” (descargable en pdf) es el resultado de una preocupación, la de los médicos Fernando Lamata y Manuel Oñorbe, ante la realidad contrastada con datos económicos de la reducción de la inversión pública sanitaria, y los efectos que esta ya está teniendo en la salud de la ciudadanía, especialmente en aquella en riesgo de exclusión social. Una realidad puesta sobre la mesa que ha encontrado en la recesión económica la principal justificación de parte de la clase política. Como precisó Lamata en la presentación, “las causas del deterioro del Sistema Nacional de Salud radican en la desregulación financiera, que favorece a los que más tienen, y las políticas de austeridad, que se traducen en recortes”.
Un descenso en la inversión en sanidad pública trae consigo un menor número de personas para atender a los pacientes; a esto se le añade la puesta en cuestión de la universalidad de la sanidad en España por movimientos, colectivos y plataformas, como la Marea Blanca, la Cumbre Social o Movimiento por la paz. Incide esta última en un reciente comunicado en que el Real Decreto Ley 16/2012 consiguió que la asistencia sanitaria “dejara de ser un derecho de todas las personas, y pasara a ser una prestación vinculada a la condición administrativa de asegurado”. Este RDL también ha provocado que se “restrinjan ciertas prestaciones y se aumente la carga económica directa para las personas”. Recientes estudios universitarios, así como elÍndice de Desarrollo de los Servicios Sociales 2014, desde donde advierten de la desmantelación del Sistema Público de Servicios Sociales, subrayan esta tendencia.
La presidenta del Consejo General del Trabajo SocialAna Isabel Lima, escribió recientemente en su bitácora personal un artículo titulado “Nos creíamos clase media”. En él apelaba al Informe sobre Servicios Sociales en Españade donde se extrae que la mitad de la demanda actual de servicios sociales “se produce desde personas de la clase media que al haber perdido su empleo y tener una deuda hipotecaria entran en una situación de vulnerabilidad social”. También opina sobre el documental  “1 de cada 5 personas en España viven en riesgo de pobreza en España”, donde define a las ONG´s como acompañantes del Estado (no sustitutas). La idea de la imposibilidad de la sostenibilidad alimenta estas alternativas; a su vez, surgen, con más fuerza, mensajes que alertan de las posibles consecuencias de la precarización del Estado del bienestar, como el comunicado de la Federación Internacional de Salud Mental, que advierte de que “no hay desarrollo sostenible sin salud mental y física”.
Es la sostenibilidad del sistema el argumento clave, la palabra que puede significar muchas cosas dependiendo de quién la utilice. La sostenibilidad resignificada, puesta en valor. Juan José Rodríguez Sendín, presidente de la Organización Médica Colegial, habló del poder de las palabras en la presentación del libro de los doctores Lamata y Oñorbe. “Quien define qué es sostenibilidad y qué quiere decir, decide sobre nuestro futuro; engaña sin mentir”. De ahí la importancia de estos estudios, de que los datos precisos puedan reflejar la realidad. “La clave está en si somos capaces  de darnos cuenta de lo que está sucediendo y de darlo a conocer”, precisó Sendín. Ir más allá del individualismo, y pensar en términos de sociedad civil organizada.

Fuente: Blog Carlyle no tenía razón